AUTORRETRATOS

Tamaño: 50 x 50 cm.  / Año: 2020  /  Precio: Consultar / Impresión In Jet en papel de algodón

“¿Qué máscara nos ponemos o que máscara nos queda cuando estamos en soledad, cuando creemos que nadie, nadie nos observa, nos controla, nos escucha, nos exige, nos suplica, nos intima, nos ataca?” Ernesto Sabato.

Silvina Batista vive en una permanente transformación, y eso se ve claramente en su obra “Autorretratos”, desde finales del año 2019 se intensifica su introspección para llegar a dar con el modelo ideal, o sea, ella misma.

Su obra es cruda, es ruda, es profunda, muchas veces la oscuridad es el punto de partida, la soledad, la piel, los deseos escondidos…Un jardín encantado, espejos…Su casa, su jardín, su historia está presente siempre, ella no olvida, ella siente y escupe

Varias veces Silvina cita a Francesca Woodman como una inspiradora de su obra, creo que hay un inicio en estos autorretratos, una referencia que posteriormente deja de ser Woodman para ser una auténtica Batista, ya no generaliza los miedos, los hace carne, y con cada obra se puede decir que hay también una necesidad de mostrarse al mundo como es, como esta su cuerpo y su alma, y esto para los artistas es parte de su “curación”

Aca no hay sutilezas, aca hay frontalidad, hay un decir las cosas de frente, hay gritos en cada imagen, hay una búsqueda de salvación, de reconocimiento.

Podemos dividir en 3 partes estas series siempre con una fotografía digital que de alguna manera simula ser analógica, o es abordado este trabajo técnicamente con una o dos tomas a lo sumo, con un oficio como en la antigüedad, antes de la era digital, como estar trabajando en película, el formato cuadrado, como un formato medio de 6 x 6 mm le dan cierto clasicismo a las series.

Una primera que reúne la mayoría de los mismos, con un blanco y negro cuidado y una cierta irreverencia contra los modos de composición estándar, Silvina se arranca la piel, y muestra sus adentros, en épocas de encierro, de pandemia ella logra encontrarse, inspeccionar por más allá de su propio cuerpo, re-conociéndose.

En la etapa posterior el color, sutil, como tímido, logra ser agresivo y fuerte, para decir presente, hay vida, hay resurgimiento, se van pintando ciertas cosas, ciertos momentos. Hay una mezcla de surrealismo, de irreal, siempre en cada imagen de cada serie

Y la última etapa es una Batista transformando con dobles exposiciones una realidad en otra historia, se integra con el contexto, con las formas de su alrededor, se desdobla como si estuviera en dos lugares a la vez, Silvina ya es un todo.

El autoconocimiento es indispensable para poder reflejarse en el afuera, “busco en el afuera lo que tengo dentro”

ALBERTO NATAN